¿Por qué el uso del marketing sensorial por parte de las empresas?

Nuestro cerebro  trabaja en base a dos partes diferentes pero complementarias: la parte racional y la emocional. Así cuando un estímulo es captado por la parte emocional los sentidos empiezan a dominar.

Hay estudios que establecen a los recuerdos de emociones y sensaciones como los más duraderos y estables en el tiempo. Así que si una marca o empresa consigue llegarnos y activar un recuerdo o emoción en nuestro ser. En este sentido, un estudio realizado por la Universidad de Rockefeller, demostró que las sensaciones se afianzan en un 35% a través del olfato, mucho más que por otro sentido.

La estimulación sensorial

La estimulación del sentido del olfato es una herramienta de marketing de gran potencial. El uso de aromas es interesante para identificar un producto, o incluso una marca o una empresa. El desarrollo del olfato también es usado para estimular la compra impulsiva productos en puntos de venta o incitar a clientes que entre en el local.

Es difícil acertar con un gran número de clientes, pero se puede desarrollar un aroma personificado, acorde a la filosofía de la empresa, un aroma con suavidad y que sea capaz de transmitir comodidad y seguridad, valores que refuercen el producto o la identidad de la empresa. Que se agradable de estar en ese sitio y además, que incite a estar y que favorezca entrar al local. Los aromas crean sensaciones, aunque en algunos casos y depende de la persona, creen sensaciones encontradas.

Al efectuar una compra o al contratar un servicio pasamos por un proceso sensorial. Una vez que se ha captado por los sentidos se dirige a la corteza cerebral dónde la intensidad de las emociones y sensaciones que experimentamos será lo que nos indique si nos gusta o nos disgusta. Digamos de cierta manera, que a través del sentido del olfato creamos una imagen de la marca y dicha imagen influye directamente sobre la decisión de compra, reforzándola.