Aceite esencial de romero

Aceite esencial de romero

El romero (rosmarinus officinalis)  es un arbusto aromático, leñoso, de hojas perennes  y tallos rojizos y resquebrajados.

Propiedades del aceite esencial de romero:

Posee una marcada acción sobre el cerebro y el sistema nervioso central y es maravilloso para despejar la mente y estimular la concentración y la memoria.

Ayuda con dolores de cabeza, migrañas, neuralgias, fatiga mental, el agotamiento nervioso y los dolores asociados al reumatismo, artritis y musculatura en general.

Su acción antiséptica es especialmente adecuada para las infecciones del tracto digestivo y respiratorio.

También resulta útil frente a la arteriosclerosis, las palpitaciones, los problemas de circulación y las venas varicosas.

Colabora además aumentando el sistema inmunológico y es útil en los casos de varicela, los resfriados, la gripe y el sarampión.

Usos del aceite esencial de romero:

Quemadores y vaporizadores: puede  ser útil para la congestión y el cansancio físico y mental. Mejora la memoria y promueve la concentración

Aceite de masaje o diluido en el baño: puede ayudar con problemas del hígado y la vesícula, congestión mucosa, dolores musculares, calambres, dolores y espasmos, rigidez en el cuello, artritis, resfriados, estreñimiento, diarrea, tos, bronquitis y dolor de espalda.

Crema o loción: es más beneficioso para mejorar la circulación sanguínea y descongestión de la piel.

Diluido en el champú: no sólo aumenta la circulación en el cuero cabelludo mejorando el crecimiento del cabello, sino que también actúa como un acondicionador.

Aceites complementarios:

El aceite esencial de romero combina especialmente bien con cedro, citronela, geranio, lavanda, limoncillo y menta.

Características aromáticas

  • Fresco
  • Amaderado
  • Herbáceo